19 de Octubre de 2017
  Documento sin título
 
Noticias
 
SECST en la Prensa
Noticias Secst
  Documento sin título
   
 

 

La Hermosa Experiencia de ser Padre

Papás que trabajan en los colegios de la Sociedad de Escuelas Católicas Santo Tomás de Aquino, entregan testimonios de lo que ha significado para ellos la paternidad.

La paternidad ha sido un motivo de mucha alegría y de bendiciones para trabajadores de la Sociedad de Escuelas Católicas Santo Tomás de Aquino,  que fueron consultados por Boletín SECST, en vísperas de la celebración del Día del Padre. Todos coinciden en que quisieran tener más tiempo para compartir con sus hijos e hijas. A continuación sus testimonios.

“Tener un hijo es lo más bonito que me ha pasado en la vida y he tratado de dar lo mejor de mí. He disfrutado mucho ser papá,  especialmente la complicidad que logro  con mi hijo”, señala Martín Bozo Albornoz, director Académico del Liceo Miguel Rafael Prado, quien tiene un hijo de 5 años, Alejandro. “Recomiendo a los futuros papás, disfrutar mucho los primeros años de vida de los hijos. Es un tiempo inolvidable”, afirma.

Por otra parte, estima que la mayor dificultad de ser padre hoy es el tiempo, “el trabajo y otras obligaciones limitan mucho el tiempo que uno quisiera entregarle a los hijos y lo que ellos se merecen”.

Tener más tiempo

Andrés Huechucura Vargas, Técnico Informático y Computación en el colegio de Santa Marta y ex alumno del mismo establecimiento (en la foto de portada de esta nota), tiene un hijo  de 1 año y nueve meses., tiene la misma opinión de Martín, en el sentido que el factor tiempo es la mayor dificultad que hoy tienen los padres para dedicarse más a los hijos. “ La principal dificultad para mí es el tiempo, siento que no le he podido dedicar el suficiente tiempo a mi hijo ya que vivo en la comuna de Graneros y por motivos de trabajo debo viajar de lunes a viernes a Santiago. Por eso el tiempo que paso con Javier trato de aprovecharlo al máximo”, cuenta y agrega: “Para mi ser padre ha sido la experiencia más maravillosa del mundo la cual no deja de ser una etapa difícil llena de cambios y nuevas responsabilidades, pero a la vez enriquecedora, llena de alegría y felicidad. La paternidad me ha terminado de formar como persona”.

Del Yo  egocéntrico al Nosotros compartido

Augusto Astudillo Canobra, profesor de Filosofía en  Colegio Santa Marta, tiene tres hijos: Camila, Gabriel y Sofía (foto 3 , en Isla Negra con su familia). Así relata su experiencia: “Ser padre me abrió una nueva perspectiva de vida; pasar del "yo" egocéntrico al "nosotros" compartido. Ha sido entretenido ser papá. Ver el crecimiento de mis hijos. Desde sus primeros balbuceos hasta las discusiones valóricas o políticas. Valoro los tiempos compartidos, las alegrías y muchas satisfacciones que ellos y ellas nos dan”.

Respecto de las dificultades, el profesor Augusto Astudillo señala: “Los extensos tiempos laborales no permiten compartir lo suficiente con la familia. Vemos poco a nuestros hijos y muchas veces se encuentran haciendo tareas para el colegio.   Ser papá tiene muchos desafíos, desde la pregunta habitual: ¿Lo estoy haciendo bien? , ¿Me equivoqué?, ¿Cuándo sancionar?, ¿Cuándo premiar? Con el  crecimiento de los hijos nuestras visiones paternas comienzan a ser cuestionadas y sentimos que están expuestos a un mundo social donde hay amenazas de toda índole, que son dañinas y que, obviamente, no queremos que los afecten”.

Gratificante

Pablo Unda Molina, profesor de historia y geografía del Complejo educacional Monseñor Luis Arturo Pérez, es padre de dos hijos, de 22 y 12 años. “La experiencia de ser padre es bonita, aunque en algunos aspectos ha sido difícil, puesto que nadie te enseña  y el ser papá muchas veces  depende de la experiencia que uno ha tenido y a partir de eso uno trata de seguir los valores que nuestros papás nos enseñaron y también cambiar aquello que a uno como hijo le pudo haber afectado, de no repetir esos errores que tus papás sin saberlo quizás cometieron contigo. Pero en general es gratificante, y tiene muchas cosas positivas”, manifiesta.

“Las principales dificultades para ser padre hoy en día aunque parezca repetitivo es el tiempo, porque uno los ve muy poco, aunque en este momento tengo la suerte de que mi hijo menor estudia en el mismo colegio donde hago clases, pero igualmente los veo poco, en la noche y un rato, y solo los fin de semanas está el espacio para compartir. Muchas veces uno se pierde algunos momentos en que debiera estar ahí con ellos y no siempre se puede”, agrega el profesor Unda.  

Pronto a ser padre 

Nicolás Castro, profesor de Inglés y Encargado de Comunicaciones del Liceo Sara Blinder, será papá en agosto próximo. Está feliz y ansioso.  “Para mi ser padre tiene que ver por sobre todo con una oportunidad de ser mejor persona, en el sentido de vivir en favor de alguien que va más allá de uno mismo. Más allá de proyectarme a mí mismo a través de un legado, siento que este bebé me da la oportunidad de crecer internamente. Quiero ser un ejemplo moral y referente de una manera de vivir que usa los errores para mejorar”, dice.

De su padre, señala: “Mis padres se separaron cuando yo tenía 3 años. Mi papá nunca fue preocupado y no tuvo participación en ningún evento relevante de mi desarrollo. Hoy tenemos buena relación. Incluso puedo decir que nos queremos bastante, pero el rol de cada uno en la vida del otro es en el mejor de los casos, el de parientes no nucleares. Pese a todo, él es un buen hombre a quien le debo mi sentido de dedicación al trabajo, el valor de la responsabilidad, y gran parte de mi manera de pensar”.

Papá apoderado

Julio Eduardo Pinto Guerra (en la foto 2 de esta nota)  es apoderado en el Liceo José Domingo Cañas. Tiene un solo hijo, Julio Pinto Díaz, quien cursa Segundo Medio. “Ser padre es lo más grande que he vivido. Con mi hijo he cumplido la mayoría de mis sueños y con él estoy realizado en un cien por ciento”, señala. Está consciente que ser papá hoy es complicado “porque la sociedad ha cambiado mucho, es distinto a los tiempos de antes; ha aumentado  el consumismo,  se ha perdido el respeto con la gente mayor, la juventud tiene mucha autonomía, ya no quieren ser mandados. Falta que los jóvenes tomen más en consideración a las personas mayores, no en vano deben saber algo más que ellos”.

 

Fuente: Comunicaciones SECST, Comunicaciones Liceo Miguel Rafael Prado, Comunicaciones Santa Marta, Comunicaciones CEMLAP,  estudiantes Taller de Periodismo Liceo José Domingo Cañas